¿Qué ocurre si en mi mudanza sufro una rotura de un objeto?

En toda mudanza incluso contando con los mejores profesionales o el máximo cuidado siempre hay posibilidad de rotura.

Puede ocurrir cualquier desperfecto, por lo cual debemos estar preparados para abordarlo.

Si realizamos nosotros mismos la mudanza las posibilidades de rotura se incrementan y seguramente pensaremos, “debí contratar un servicio de mudanza”.

Tanto si la realizas tú mismo, como si contratas una empresa debes tener en cuenta lo siguiente:

Toda empresa está obligada por ley a hacerse cargo de cualquier rotura o desperfecto fruto de la mudanza.

Además de ofrecer un seguro que amplia y cubre cualquier posible incidente durante el transporte.

El embalaje clave para evitar una rotura

Realizar un correcto embalaje y preparación de nuestros objetos es lo principal para evitar un susto.

Antes de embalar hemos de repasar todos los objetos para no culpar a la empresa de mudanzas de una rotura que no han cometido.

Utilizar los materiales de embalaje adecuados también evitara cualquier desperfecto, son muy importantes.

Repasar con el responsable de la mudanza los objetos será primordial, también para poder clasificarlos por más frágiles.

No escatimar en el uso de materiales y sobre todo etiquetar las cajas como “frágil” será más que necesario.